Caricias de sol

Enamorada empedernida
enviciada de tus besos,
sedienta de caricias
y de noches infinitas.

Añorar cada momento
nacido de nuestro encuentro,
es cura y místico poder
a tanta tiniebla del momento.

La tierra ruge en dolor,
la rabia ahuyenta a la esperanza,
y nos condena en represalias
la vida misma en amagos de terror.

Más aquí estás tú,
y tu sonrisa imperturbable,
cuál talisman milagroso
contagias de amor hasta al dolor.

Dedicame esa caricia
que trae a mi lecho alegría,
que olvida hasta la agonía
y se empapa en rebeldía.

 

 

Cely

Bloguera, escritora y asesora.

Déjame tus comentarios

A %d blogueros les gusta esto: