Mi sol de noche, luna de día.

Arde mi pecho con el calor

de un recuerdo inmortal.

Se eriza cada poro con la

permanente sensación de su piel.

 

El corazón enloquece,

como aquella primera vez.

Él es mi luna llena que sale de día,

así como mi sol que brilla de noche.

 

Es la terminal del tren,

que me guía hacia la

relación imperfecta de

un amor perfecto y duradero.

 

Es la miel de la esperanza roja,

es la amargura de un “tal vez”.

Es el tiempo que avanza inconsciente,

y el reencuentro que promete volver.

 

Cely

Bloguera, escritora y asesora.

Déjame tus comentarios

A %d blogueros les gusta esto: