Dulce inconsciencia

 

El deseo consciente

de una exquisita inconsciencia,

no ser más en el espacio,

no sentir la existencia.

 

La dulce inconsciencia

que priva de los sentidos humanos.

No sentir, no pensar,

ni siquiera soñar.

 

La inconsciencia que amerita

la simple cobardía,

o el coraje de admitir

el fracaso de una vida, la debilidad.

 

Exquisita inconsciencia,

inalcanzable para la mortalidad…

Dichosos aquellos que por naturaleza no sienten!!

mal aventurados los humanos corazones, laten con dolor!!

Cely

Bloguera, escritora y asesora.

Déjame tus comentarios

A %d blogueros les gusta esto: